martes, 31 de mayo de 2016

Reglas de etiqueta para la amalgama humana

Lo habrán visto ustedes cienes y cienes de veces.

El típico villano telepático, o entidad alienígena sin forma, o espíritu maligno, o consciencia incorpórea o todas las anteriores que, a falta de cuerpo propio, se tunea uno con lo que más a mano tiene.

Gente.




Y ahí estás tú, sin comerlo ni beberlo, amalgamándote con varios de tus congéneres, a los que probabblemente ni siquiera te hayan presentado formalmente.

Pues una regla básica de etiqueta que deberemos observar es...



"Mi brazo está atrapado en una especie de... bolsillo de carne..."
"Hey! Eso no es ningún bolsillo!"


...presumir que NADA de lo que está a nuestro alcance es un bolsillo.

lunes, 30 de mayo de 2016

jueves, 26 de mayo de 2016

Pero es cómo la usas

¡Eh, Spidey! Una cosa que te quería preguntar ya hace tiempo... tú, ¿qué tal calzas? ¿Bien o qué?



Bueh, pues tampoco es que sea granCÓMO QUE "DE ANCHO"?!?

miércoles, 25 de mayo de 2016

Pepperidge Jotace remembers!

¿En qué se parece un héroe a una gaseosa?











En que cuando se termina, ¡hay que devolver el casco! JAJAJAJA! ¿Lo pilláis? ¡Devolver el casco? ¿Cómo que no sabeis de qué diablos estoy hablando? Pues de devolDIOS MIO SOY UN ANCIANO!!!

martes, 24 de mayo de 2016

El último, por los viejos tiempos

Jo, Supes.


"No debería estar pensando en el agujero que voy a dejar atrás... 
debería estar pensando en cómo voy a llenarlo"


Tú sí que sabes dejar una relación atrás con estilo.

jueves, 19 de mayo de 2016

¿Qué podría salir mal?

De los creadores de "yo creo que ese iceberg lo esquivamos"...

...de los productores ejecutivos de "este año votaré al Aznar ese, que parece un tipo razonable"...

...de los productores de "creo que Zack Snyder es i-de-al para Superman"...

...llega...





..."descubre la física con Willie Coyote".

Porque, después de todo, ¿qué podría salir mal?

jueves, 12 de mayo de 2016

El héroe que el Saló de Barcelona merece

No quisiera terminar esta pequeña serie de posts siobre el Saló sin tener un recuerdo para una persona muy especial. 

Una persona que probablemente os haya pasado desapercibida, pero sin cuya modesta aportación, sin su trabajo no ya de años, ¡de décadas!, nosotros, los aficionados, tendríamos... no sé bien. Otra cosa, pero no El Saló. No éste Saló.

Hablo de una persona cuyo nombre probablemente no conozcamos jamás. Su nombre no aparecerá en los diarios, ni será entrevistado en los blogs del ramo, ni se hablará de el en ningún podcast. Sin embargo, su callada y abnegada labor, insisto, de décadas, nos habla de un profesional entregado a su trabajo. Un héroe contemporáneo cumpliendo más allá de lo exigible con lo que estoy seguro de que esta persona ha dejado de entender como sus obligaciones, y ya asume como -me atrevo a afirmar-, la verdadera razón de su misma existencia. 

O, al menos, así me lo quiero imaginar yo. 

Señoras, caballeros, pongámonos en pie y dediquemos un fuerte aplauso, una cerrada ovación de reconocimiento a toda una carrera...



...al anónimo empleado de Ediciones B que, desde hace al menos dos décadas....



...inasequible al desaliento, impasible el ademán, trata de vendernos contra viento y marea...







...los ya clasiquísimos pins de los Xunguis.

Va por usted.

miércoles, 11 de mayo de 2016

...y esto me traje del Saló

En este puñado de comics, fruto de mis andanzas saloneras en el Saló de este año, hay...





















Ocho (nueve, mejor dicho; hay una que es doble) dedicatorias,
tres comics de la marcianita,
cuatro regalos,
y un intercambio.

Tú la llevas.