martes, 2 de febrero de 2010

Sí, padre

La vida de Daimon Hellstrom acaba de dar un vuelco... puesto que ha descubierto que, en realidad, su padre era... ¡el mismo Satán! Lo que le convierte, por supuesto... ¡en el Hijo de Satán!


Ahora mismo, el acaudalado joven se encuentra en una encrucijada existencial... ¿qué puede hacer con los dones que su satánico origen le ha concedido? ¿Son acaso una engañosa maldición que, lisonjeándole con la práctica del poder, le conducirá al lado oscuro? ¿O son, por contra, una oportunidad para enfrentar el poder con el poder, y actuar de contrapeso a la maléfica influencia de su padre, el mismísimo Satán?

Decisiones, decisiones... el desorientado joven cae rendido en su lujoso sofá de orejeras, ante el ventanal principal de su mansión, temiendo que su destino ya no esté en sus manos, clamando por una señal, una indicación del camino a seguir...



...cuando, sin previo aviso... ¡le es dada esa señal!


"Sí, padre..."

"Seré un teléfono."

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Humor comiquero sofisticado e inteligente. Hacemos de la elegancia nuestra bandera. No encontrará usted nada mejor a este lado del rio ese de CHOCHOA.