Mostrando entradas con la etiqueta Gases nobles. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Gases nobles. Mostrar todas las entradas

miércoles, 26 de octubre de 2011

Los sidekicks también están para esto


- ¡Aqualad, Aqualad, corre, acude raudo a mi voz!

- ¿Qué es lo que acontece, Aquaman?

- ¡Me ha dado una rampa! ¡Debes ayudarme, chico acuático, pues no se si tal dolor podré soportar por mucho tiempo!

- ¿Una rampa? ¿Y en cual de tus poderosos, glups, miembros te ha dado tal rampa, oh, Señor del Océano?

- ¡Pues no en otro lugar que en mi regio índice, dilecto ayudante!

- ¡Dame instrucciones, oh señor de la Atlántida! ¿Qué debo hacer para sanar tu afección y curar tu dolor?

- Escúchame pues con atención: aferra mi índice con firmeza... y a mi orden, da un enérgico tirón... ¿entendido? Un... dos... ¡tres!

- ¡Ungh!


- Ja-ja, Señor del Océano...

viernes, 13 de marzo de 2009

Liberador

Vale, lo cierto es que, hoy día, el rollo identidad secreta ya no es lo que fue en tiempos... pero hay que reconocer que era, es, un concepto interesante. El alienígena super poderoso que trata de ocultarse tras unas gafas de pasta y el aspecto general de un apocado (mild-mannered, decían) periodista... el velocista supremo que se parapetaba tras un montón de probetas y enfundado en su sempiterna bata de laboratorio... pero el que peor lo llevaba era el pobre Hal Jordan. Imaginadle, dueño del arma más poderosa del universo, solamente domada por su fuerza de voluntad, y obligado a esconder, a reprimir todo ese poder, a disfrazar su apariencia y a adoptar unos modales impropios de su ser...


"¡Oops! ¡Tengo gases!"
"¡Aguanta, Carol, aguanta!"

No puedo ni llegar a imaginar lo...

¡VARROOOM!

...liberador que debía ser ponerse el traje...

[Calduch no es sólo un verbo florido]

viernes, 16 de noviembre de 2007

Gases nobles

No, si hacerme cargo, yo me hago cargo.

A tortas, así en plan burro, está claro que tienes las de perder.

Los rayitos esos de energía no le hacen ni cosquillas.

Algo había que hacer, hasta ahí de acuerdo.

Pero, mujer...

¿Seguro que no había otra solución?


¡HWOOOOAR!

Con lo fina y delicada que parecías, Starfire, maja...