viernes, 7 de febrero de 2014

Prioridades

Oh, Taylor, Taylor, pobrecito. Náufrago espacial, involuntario e inconsciente viajero del tiempo... atrapado en un planeta donde el Simio reina supremo, y la humanidad, ¡oh, la humanidad!, la humanidad ha devenido en una especie animal más.




Y ahí estás tú, Taylor... encerrado en un establo, durmiendo sobre la fría paja, con la única compañía de Nova... una mujer, involucionada, sí, pero que quizás encierre en sí el mismo futuro... si pudieras, Taylor, mostrarle la grandeza de su estirpe... si pudieras mostrarle el camino, descorrer el velo de su ignorancia... si pudieras enseñarle, convertirte en su mentor, su maestro... todo podría cambiar, Taylor. 

Así que, ¿qué va a ser, Taylor? 

¡De tí, y sólo de tí depende, Taylor!

¿Aquí y ahora es cuando la Humanidad se levanta e inicia la Gloriosa Reconquista?




Sí, bueno, claro, eso también está bien. 

5 comentarios:

  1. Bueno, empieza por enseñarle las costumbres humanas... No sé yo, igual es para que incluya más proteínas en su dieta o alguna técnica de reacomodo de cuerdas vocales para que pueda hablar... Me da que la segunda, porque incluso insiste en que diga su nombre (aunque, claro, modales no le está enseñando, que siempre queda feo hablar con la boca llena).

    ResponderEliminar
  2. Lamer la mano u otro apéndice equivalente...

    ResponderEliminar
  3. John Space11:36 a. m.

    Pues eso: No Va a chuparse solo, bonica.

    ResponderEliminar
  4. A Taylor le va el peligro: antes debería asegurarse de que es vegetariana o que entiende el concepto eso no se muerde.

    ResponderEliminar
  5. Años y años pensando que cuando se arrodilla al final de la película lo hace por desesperación y en realidad era para devolverle el favor a Nova.

    ResponderEliminar

Humor comiquero sofisticado e inteligente. Hacemos de la elegancia nuestra bandera. No encontrará usted nada mejor a este lado del rio ese de CHOCHOA.