martes, 9 de septiembre de 2014

Tócala otra vez, Sigmund

- ¡De acuerdo, yo me encargo! ¡Abran paso! ¡ABRAN PASO! ¿Qué tenemos?

- ¡Mire, mire qué hermosura!

- Mujer, unos veinticinco años, estado consciente... 

- Pedazo de... instrumento, ¿eh? jijijijiji...

- ¿Hará el favor de callarse un momentito, señorita? ¡Por favor, que estamos trabajando! ¡Continúe!

- ...eeeeh, sí, estaba diciendo, no ha perdido la consciencia...

- Por mí no lo hagan, ¿eh? Yo me quedo aquí, tranquilita, puliendo el martillo, con un pañito, arriba y abajo, arriba y abajo...

- ...y presenta evidentes signos de envidia aguda de pene...



- ...arriba y abajo... ¿Quiere tocarlo? ¡Si quiere, se lo dejo tocar!

- ¡Dios mío, la perdemos!

[Un tuitazo de Victor Ibáñez tuvo la culpa]

7 comentarios:

  1. John Space11:14 a. m.

    Claro, los de la Marvel han estado leyendo tus aventuras y han llegado a la parte en que te aplicaste la Regla 63.

    ResponderEliminar
  2. Valer, me da miedo preguntar, pero ¿qué es la "regla 63"?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "A todo personaje masculino se le puede feminizar.
      A todo personaje femenino se le puede masculinizar. Pero casi siempre es lo primero."
      Más o menos.

      Eliminar
  3. Yo creo que esto se llama un consola...thor.
    Es un chiste facil, lo siento.

    ResponderEliminar
  4. Así que ESTA era la famosa María Martillo.

    ResponderEliminar
  5. Esto es que pensaron: "A Thor nunca le hemos dibujado en esta pose para no salir en el blog de Jotace, pero como ahora es una mujer, seguro que no pasa nada."
    Angelitos.

    ResponderEliminar
  6. Nievesg5:34 p. m.

    Lo has clavado, Ca_In... ¿Y cómo lo has clavado? ¡Con el martillo, claro!

    ResponderEliminar

Humor comiquero sofisticado e inteligente. Hacemos de la elegancia nuestra bandera. No encontrará usted nada mejor a este lado del rio ese de CHOCHOA.