lunes, 12 de enero de 2015

Uy qué tarde

Qué abandonados os tengo, hijos míos... desde el 23 del año pasado, nada menos. Y los veteranos del lugar saben que si bien tiendo a tomarme las (merecidas) vacaciones con profunda alegría y desparpajo, no suelo dejaros solos tanto tiempo... así que esa explicación que siento que os debo, os la voy a pagar. Como alcalde vuestro que soy.  Y mientras explico, voy recuperando el terreno perdido, ¿ok? Pues allá vamos.

Pues ocurre que este año, rompiendo una serie de 14 años in-a-row, la familia marciana (ampliada), decidió, en contra de la costumbre, celebrar el fin de año en las Tierras Ancestrales, ya sabeis, Allí Donde El 3G Sólo Se Coge Subido A La Silla Del Desván. ¿La razón? La semi-oficial inauguración de la Casa del Pueblo (TM), recientemente rehabilitada. Luego vuelvo sobre el tema...

Así que después de las Tripadas de Navidad, y Sant Esteve, nos dirigimos en plan avanzadilla a las susodichas Tierras Ancestrales, para ir preparando el terreno, verbigratia, darle caña a la estufa para calentar un poquito la Mansion Marciana II, que no veas tú el biruji. Y en estas nos pilló mi cumpleaños. Y dado que en la fecha me ocupaban otros menesteres, pues sin importarme lo más mínimo la fecha actual, puesto que sabemos que los taquiones lo enturbian todo, pues... permitidme cumplir con la tradición y brindar con vosotros aquí y ahora.


Por mí no pasan los años: estoy igualito que en 2004

 
Y agradeceros, por supuesto, vuestros calurosos mensajes de felicitación. Qué majos sois, rediós. Creedme que ni todo el frío de la Montaña Marciana pudo con la calidez y el cariño que desprenden esos mensajes, año tras año. 


Oh, por favor, no seas tan formal;
llámame simplemente 1019041


Así que la familia marciana arribó sin novedad a las Tierras Ancestrales, y hubo Gran Regocijo(TM), y celebramos una inolvidable Nochevieja. Eso sí, un inesperado retardo en el reloj del campanario provocó queel pueblo entero entrase en el 2015 a) cinco minutos más tarde que el resto de la humanidad en el mismo huso horario, y b) con la sonrisilla nerviosa del "esa p*&%$ campana va a tocar, ¿verdad? ¿VERDAD?" que fue sin duda el hit de esos primeros instantes del Año Nuevo entre los presentes.  


... ¿os he enseñado ya el Campanario 
de la Iglesia de H'ronmeer en las Tierras Ancestrales?


En fin, que muy bien que lo pasemos. Y en los tiempos muertos... trabajos manuales. Porque cuando un comiquero se pone a rehabilitar, pues, pues... es que no puedes decirle "haz lo que quieras". Jeje.




Si os portais bien, prometo un par de posts en plan Bricomanía, con profusión de términos técnicos como "tornillo rosca-chapa" y, y, y, este... "destornillador". Ejem. 

Y nos volvimos a casa con gran pesar, y vinieron los reyes, y iban a empezar las clases... y unos hijoputas la liaron en París. 

Y se me quitaron las ganas de escribir.

Pero vuelve a ser lunes, y todos los días sale el sol, y aquí nos dedicamos a lo que nos dedicamos. Así que aquí vamos de nuevo, queridos. 



Feliz año nuevo a todos. 

9 comentarios:

  1. Feliz año nuevo! Qué bueno que voliste!

    ResponderEliminar
  2. Pues eso, feliz año... Feliz cumpleaños (aunque creo que de eso sí lo felicité).. Y feliz regreso al curro... Aquí seguimos.

    ResponderEliminar
  3. ¡Feliz año/cumpleaños/destornillador de estrella, Su Marcianidad!

    ResponderEliminar
  4. John Space12:04 p. m.

    Y eso de profanar las sagradas páginas de los cómics DC y Marvel para convertirlos en simple y vulgar material de construcción, ?forma parte de sus Planes de Dominación Marciana, o del Gran Plan del Gran Grant (Morrison (En Él Confiamos))?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todo tendrá su puntual explicación, joven bricopadawan...

      Eliminar
  5. Me he reído y mucho con la felicitación XD

    ResponderEliminar
  6. Jo, jo, jo, se te echaba de menos pero QUE BUEN REGRESO. :)

    ResponderEliminar
  7. Los retornos al trabajo en lunes son aún más retornos. Sí, señor.

    ResponderEliminar
  8. Ernesto Maldonado Lozada3:53 a. m.

    Enhorabuena, maestro. Qué bueno que volvió, espero que la haya pasado bien. En este año que inició tan lamentablemente, necesitamos ahora unas risas.

    ResponderEliminar

Humor comiquero sofisticado e inteligente. Hacemos de la elegancia nuestra bandera. No encontrará usted nada mejor a este lado del rio ese de CHOCHOA.