jueves, 16 de octubre de 2008

El fin de los super cacharros

En los buenos viejos tiempos, -y todos sabéis a cuando me refiero-, era frecuente ver al Supes en plan Bricomanía total, fabricándose sus propias super herramientas para sus diversas super hazañas. Que si una Super espumadera para un rescate en alta mar, que si un par de super agujas para tejer una super bandera, que si un super embudo para super absorber una super nube super venenosa... en fin, lo super normal. Que diría Enrique Iglesias.

¿Una caries dices, Lois?
No hay problema, confía en mí.


Lo curioso es que, en los últimos tiempos, ya no se ve al Supes con ese tipo de herramientas. He investigado un poco, y creo que he dado con la razón.

Llegado el momento, el Supes se hizo con una super Navaja Suiza...


¿Apendicitis, dice? No hay problema.
Confíe en mí.

...y a tomar pol c***, oyes...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Humor comiquero sofisticado e inteligente. Hacemos de la elegancia nuestra bandera. No encontrará usted nada mejor a este lado del rio ese de CHOCHOA.