martes, 24 de noviembre de 2009

Kelley Jones, esa mina

Como bien sabe el lector habitual, no hay un solo Batman en Batman; en Batman hay muchos Batman. Está el ÜberBatman de Morrison, el Goddam Batman de Miller, el Batman de los sesenta... y está el Batman de Jones.

Un Batman gótico y oscuro, pero también un ser atormentado e inseguro. Inseguro, sí; un Batman que, a pesar de adentrarse valerosamente en el lado más oscuro de una humanidad que le es esquiva -o quizás, precisamente por ello- siente la acuciante necesidad de autoafirmarse en su papel de vigilante.

Un Batman que, constantemente, tiene que hacerse la pregunta:


"¿Sigo teniéndola más larga que nadie?"

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Humor comiquero sofisticado e inteligente. Hacemos de la elegancia nuestra bandera. No encontrará usted nada mejor a este lado del rio ese de CHOCHOA.