jueves, 26 de mayo de 2011

Violencia de género

Atención, anécdota.

Siendo yo un poderoso ala-pívot en el ocaso de su por demás no demasiado brillante carrera baloncestística, ocurrió en cierta ocasión que vistiéndonos de corto para el partido de aquella tarde, nuestro pívot titular extrajo de su bolsa de deporte una especie de burrullo de colorines de forma aproximadamente esférica. Tras desplegar el burrullo, los allí reunidos reconocimos, no sin cierta sorpresa (mezclada con, por qué no decirlo, algo de repugnancia), nuestra sacrosanta zamarra hecha una pura arruga.

Dábase la casualidad de que el antyedicho pívot titular, cuyo nombre omitiremos por aquello de preoteger al inocente, había contraído nupcias recientemente. Así que -con esa ligerísima dosis de suficiencia mezclada con mala h*stia que caracteriza las conversaciones de cualquier grupo de solteros compartiendo una muy masculina actividad atlética- alguien (¿yo? vaya usted a saber) preguntó: "JotaBé (ups, allá va el anonimato), ¿por qué no le dices a Sofía que te planche un poco la camiseta?"

El aludido se quedó muy quieto... nos miró muy, muy serio... dejó pasar un par de segundos así... y contestó, rotundo: "Díselo tú si tienes huev*s".

Me he acordado de JotaBe al ver a Iris Allen, señora de Allen, toda hacendosa ella, marcándole los dobladillos al traje de Flash...


...para que, inmediatamente a continuación, San Barry lo coja, lo doble, lo doble, lo doble, lo doble, lo doble, lo doble, lo doble, lo doble, lo doble, lo doble, lo doble, lo doble, lo doble, lo doble, lo doble, lo doble, lo doble, lo doble, lo doble, lo doble, lo doble, lo doble, lo doble, lo doble, lo doble, lo doble, lo doble, lo doble, lo doble, lo doble, lo doble, lo doble, lo doble, lo doble, lo doble, lo doble, lo doble, lo doble, lo doble, lo doble, lo doble, lo doble, lo doble, lo doble, lo doble, lo doble, lo doble, lo doble, lo doble, lo doble, lo doble, lo doble, lo doble, lo doble, lo doble, lo doble, lo doble, lo doble, lo doble, lo doble, lo doble, lo doble, lo doble, lo doble, lo doble, lo doble, lo doble, lo doble, lo doble, lo doble, lo doble, lo doble y lo meta en el anillito.


Violencia de género clarísima.

7 comentarios:

  1. Conner Kent8:38 a. m.

    Iris y Alfred Pennyworth se llaman continuamente
    -Hola Alfred, no sé qué hacer con este hombre, me ha vuelto a arrugar el traje...
    -Ay Iris querida, almenos el tuyo se come tus cenas, el mio no prueba bocado...
     

    ResponderEliminar
  2. RSMCoca8:44 a. m.

    Estooo... te faltan aún un par de dobleces....

    ResponderEliminar
  3. ¿Y las alitas también las dobla?

    ResponderEliminar
  4. El Samurái Entiende VICTORIA9:47 a. m.

    Sólo quería decir que el post del Últim definitivamente a muerto, y que yo he ganado joder, he ganado, COPÓN!!! HE GANADO! 

    Soy como Cruise en El Último Samurái, como Hamill en The Reurn Of The Jedi, como Christopher LambaaAaAAAARRGGGGGGGHH!!!!

    ResponderEliminar
  5. El post no ha muerto, está de parranda.

    ResponderEliminar
  6. No está de parranda, está doblándole correctamente el traje a Flash.

    ResponderEliminar

Humor comiquero sofisticado e inteligente. Hacemos de la elegancia nuestra bandera. No encontrará usted nada mejor a este lado del rio ese de CHOCHOA.