lunes, 18 de julio de 2011

Times Past 13 - Tu madre

12/4/2005


Las madres y los comics no se llevan bien. Esto es un hecho científico. Entrambos existe un doble conflicto que les obliga a estar permanentemente a la greña. En primer lugar, se trata de un conflicto territorial: esa facultad que tienen los comics de ocupar todo el espacio disponible (estanterías, mesas, sillas, muebles varios, el suelo...) pone de los nervios a esas abnegadas madres que tanto luchan para que sus moradas no se transformen en leoneras. Y el segundo conflicto es peor aún, puesto que tiene una base sentimental. Los comics y tu madre luchan por tener tu atención. Nada hay más frustrante para una madre que obtener de su adorado hijo nada más que monosílabos, mientras éste repasa por enésima vez las peripecias de la Patrulla X en la Tierra Salvaje.

Que lo sepas: esto no va a durar siempre


Yo también he vivido ese conflicto en mis propias carnes. Y, si bien he conseguido superarlo (por el expeditivo método de irme de casa), sé que ahí fuera hay muchas colecciones frikis amenazadas por madres enloquecidas.

Como el primer paso para solucionar un problema es reconocerlo, he ideado un pequeño test para evaluar la gravedad del problema. Tomad papel y lápiz e id apuntando:

Level One: Violencia Verbal (Guerra psicológica)

Apúntate un punto si tu madre ha dicho alguna vez:

- ¡Si aún tendremos que irnos de casa para meter tanto tebeo!
- ¿No eres mayorcito ya para ir por ahí leyendo tebeos? (Bonus: dos puntos si lo dice en público)
- Me tienes harta ya con el espidermán ese!
- Menos tebeos de esos y más estudiar!

Efectivamente, tu madre sigue diciendo “tebeos” en lugar de “comics”, si bien hay casos documentados de madres que han aprendido a utilizar "comis". Además, “Spiderman” siempre es palabra aguda (Espidermán), y no esdrújula. Misterios de la genética.

Level Two: Maniobras envolventes

Has salido a dar una vuelta (habitualmente, a una librería cercana) y, al regresar, te encuentras con que tu madre ha hecho lo que podríamos llamar "uso creativo" de tu colección, utilizando uno o varios de tus preciados comics...

- Como posavasos (2 puntos)
- Como reposapiés, encima de una silla o mesita (3 puntos)
- Como protector para el suelo de la jaula del canario (4 puntos)
- Como combustible para encender la chimenea (6 puntos)

Level Three: Inicio de hostilidades

Como buen friki, utilizas lo que se llama "biblioteca expansiva". O sea, tus comics están escrupulosamente (des)ordenados sobre el escritorio, las sillas, los muebles, bajo la cama, en la alfombra, colgados de la lámpara... pero como no puedes estar permanentemente de guardia, tu madre aprovecha un descuido y ordena tu habitación.... (Acojona, ¿eh?)

- Sin tocar mucho, aunque tú sabes que ha estado allí (2 puntos)
- Apilando los comics de encima de la silla, del sofá, del mueble... en varias pilas y mezclando coleecciones (3 puntos)
- En una sola pila, maximizando el desorden (por ejemplo, ¡Marvel en la misma pila que DC!!!!) (6 puntos)
- Por el expeditivo método de meterlos todos en una gran bolsa de basura, que te encuentras al lado de la puerta de casa, preparada para un viaje sólo ida hacia el container más próximo. (8 puntos)

Level Four: Guerra abierta

Tu madre ha recibido una visita de una vecina, amiga o pariente y un niño/a de entre cuatro y ocho años. “Ha venido Jonatán (o Vanesita) y..."

- Le he dejado entrar en tu habitación (5 puntos)
- Le he dejado unos tebeos para que se entretenga. Como tienes tantos... (10 puntos)
- Y además un rotulador (15 puntos)
- Y le he regalado unos cuantos (15 puntos mínimo; 25 si están bien escogidos)

Level Five: La guerra interminable

Mamá, ¿qué ha ocurrido con aquella caja de tebeos que dejé aquí cuando me fui de casa?

- ¿Caja? ¿Qué caja? (10 puntos)
- Vino Jonatán (o Vanesita) y se los llevó todos (15 puntos)
- Pensaba que no los querías, ¿con qué crees que hemos encendido el fuego todo el invierno? (20 puntos)
- La tiramos a la basura en cuanto cruzaste la puerta, hijo mío (25 puntos)

¿Los has contado? Pues... si tienes más de una docena, se siente.... estás jodido, jejeje.

[Dedicado a mi mamá, que tanto me quiere... snif!]

9 comentarios:

  1. Epa... Yo no é qué comentar aquí sin deprimirme o deprimir a nadie... Así que sólo diré que PRIME... Sí, eso

    ResponderEliminar
  2. Ganesha Crg11:59 a. m.

    Ya lo pone al principio; hay una "base sentimental". No entiendo como puede haber una guerra si de un lado están los sentimientos y del otro una señora que estorba y que se sabe con total seguridad que nunca tendrá tus favores sexuales.

    ResponderEliminar
  3. Pues yo tenía cero puntos, y mi padre (sí, fue él), me los tiró de una vez todos, y también, sigh, los que dibujaba yo cuando era peque...

    ResponderEliminar
  4. ¿Mas de doce?Puf,en cada nivel oyes.Si hasta me desapareció la colección completa de "DON MIKI" alla por el numero 547 recien comprado.
    Y el expeditivo metodo de marcharse de casa solo funciona si te vas a vivir solo;si no tendras aun menos espacio para almacenarlos pues tu habitación dejara de ser para ti solo(Avise usted,hombre,que luego la gente se engaña sola).

    ResponderEliminar
  5. Mi madre aprendió por las duras que no era buena idea dejar entrar a Jonatán o Vanesita a coger tbos de mi habitación en mi ausencia. Es lo bueno de los tbos que parecen para todos los públicos, pero que no lo son. Y aún hubo suerte que nunca acertaron a coger Squeak the Mouse.

    ResponderEliminar
  6. solo 16 puntos... es que mi tonteria por los tebeos era algo demasiado vergonzante como para admitirlo en publico ni na...

    Aunque lo que si me hizo fue regalar mi colección entera de los Masters del Universo + mis GiJoe a mi sobrino de 8 años. Me los tendría que haber llevado conmigo a estudiar!

    ResponderEliminar
  7. en mi caso fue mi padre, ordeno mi cuarto y tiro un monton de cosas, luego le arme un berrinche que no lo a hecho otra vez

    ResponderEliminar
  8. Real como la vida misma. Es que están al acecho para cogerlos todos i tirarlos por la ventana!!!

    ResponderEliminar
  9. Yo tengo suerte de que mi madre tiene miedo de tocar mis cómics, no sea que se le pegue algo chungo... Pero sí, todo lo demás.
    De hecho, hasta me ha llegado a echar la bronca no ya por leer cómics, sino por ESCRIBIRLOS, e, incluso, COBRAR POR ELLO...

    ResponderEliminar

Humor comiquero sofisticado e inteligente. Hacemos de la elegancia nuestra bandera. No encontrará usted nada mejor a este lado del rio ese de CHOCHOA.