jueves, 22 de octubre de 2015

Respeto por las monerías

Quien lo iba a decir, Cíclope, majo. Si te digo la verdad... jamás noscaíste bien. Porque tú, afróntalo, no caes bien: a nadie le gustan los niños a los que el profe les nombra delegado. Y a tí el calvito te nombró delegado durante años.

Pero hete aquí, que las cosas cambian. Un día, comienzas a cepillarte pelirrojas. O rubias. O lo que se tercie. Otro día, te dibuja el maestro Garrón, y, te dices, oyes, pues quizás no sea tan mal chaval, algo debe tener. Y vas evolucionando, evolucionando... y otro día te vemos ignorando olímpicamente a una moza turgente, y  al más puro estilo Olsen...




...concentrar tu atención en el despliegue de encantos monetes.

Un abrazo, majo, y bienvenido a casa. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Humor comiquero sofisticado e inteligente. Hacemos de la elegancia nuestra bandera. No encontrará usted nada mejor a este lado del rio ese de CHOCHOA.