jueves, 31 de marzo de 2016

Ostras, un caracol!

Imagínate un plato de ostras. 

Recién capturadas, frescas, jugosas...

(Vamos a imaginar, enm pro de la argumentación, que te agradan las ostras. Que sí, que hay gente que le dan asquito, pero oye, que hay que comer de todo).

Un apetitoso plato de ostras, decía. ¿qué haces?Pues te lo comes. Y lo disfrutas.

Pero resulta que al dia siguiente, para comer, hay... otra vez ostras.

Que sí, jugosiísimas, frescas, apetitosas... 

Y te las vuelves a comer. 

Pero de cena, ostras.

Al día siguiente, para desayunar, ostras. 

En el brunch, ostras. 

Ostras para merendar, ostras de resopet, ostras de tapa, ostras, ostras y ostras. 

En esas circusntancias, está claro que en cuanto aparezca el primer caracol...


¿Eres un hombre? ¡Trae pacá!

...vas a ir a por el.

[Una generosa donación de Mariano Gallego]

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Humor comiquero sofisticado e inteligente. Hacemos de la elegancia nuestra bandera. No encontrará usted nada mejor a este lado del rio ese de CHOCHOA.