jueves, 5 de mayo de 2016

Mi memoria no es la que era

Os acordareis de los Metal Men, supongo. 

Unos robotijos, que estaban hechos de metales diversos de los que, responsómetro mediante, se derivaba su personalidad. Así, Hierro era el forzudo, Oro era el líder, Mercurio -el único metal líquido a temperatura ambiente- era hiperactivo, y así. 

Todos ellos, trabajando a las órdenes de Doc Magnus, responsable de su creación y mantenimiento. 

Esperad, ¿he dicho todos? ¡No! Porque estaba Platino. Platino, cual Pitufina en la aldea pitufo, era la única robot de aspecto y maneras femeninas. De hecho, un defecto en su responsómetro la hacía beber los proverbiales vientos por su creador, el antes referido Doc Magnus, que una y otra vez se veía obligado a evitar los amorosos envites de Platino. 

O así lo recuerdo yo. 




Claro que también podría equivocarme.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Humor comiquero sofisticado e inteligente. Hacemos de la elegancia nuestra bandera. No encontrará usted nada mejor a este lado del rio ese de CHOCHOA.