viernes, 25 de octubre de 2013

Todos con Brucie

El Batman 131 es entrañable para mí, porque lo tuve en edición Novaro... y porque contiene una de esas estupendísimas historias imaginarias (ya sé, ya sé, ¿acaso no lo son todas?) que hicieron grande a DC cuando... bueno, cuando era grande. En esta, concretamente, Batman es ya un vejete, que decide retirarse y dar paso a... Batman II y Robin II, Dick Grayson y Bruce Jr., hijo del matrimonio entre Bruce Wayne y Kathy Kane (que ya he dicho que es una historia imaginaria!). Verdadero protagonista de la historia, claro.


Kathy os ha bordado un bonito II en amarillo
PARA QUE SE SEPA QUIEN HA SIDO,
ES Y SERÁ EL P*** AMO, ¿estamos?


En fin, que enseguida, el joven Brucie se lanza, todo entusiasta él, a gestionar el negocio familiar. Y por supuesto, la mezcla de Batman y Robin que es este nuevo-y-mejorado-Robin, no tarda en dar sus frutos, en forma de fortuito rifirrafe fallido con los villanos.

Vosotros quedaos con Batman,
que yo me llevo a Robin detrás de  esas rocas a... 
ehm, interrogarlo...

Y cuando digo fallido, lo que quiero decir es que el joven Brucie no pudo... vamos, que no se le... que él estaba más que dispuesto, claro, pero... el chaval es joven, está empezando... vamos, que los nervios le jugaron una mala pasada y... pero, en fin, ¡que le ha pasado a cualquiera! ¡Seguro que lo superarás, Brucie júnior! ¡La disfunción eréctil tiene solución!



¡Claro que lo superarás, joven Brucie!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Humor comiquero sofisticado e inteligente. Hacemos de la elegancia nuestra bandera. No encontrará usted nada mejor a este lado del rio ese de CHOCHOA.