martes, 22 de octubre de 2013

Tres afirmaciones hago

La verdad es que lo del otro día, ya sabeis, lo de las Oreos y la cocaina, me dejó un poco... intranquilo. 

Y sí, ya se lo que dije, que no pasaba nada y que era todo mentira. Lo pensaba entonces y lo pienso todavía, en ese aspecto podeis estar tranquilos. Era sólo que... bueno, que no las tenía todas conmigo. Así que hice lo que debería haber hecho desde el principio, a saber: comprarme un quintillón de cajas de Oreo y comérmelas todas a lo largo del fin de semana, en una maratón Oreera como no se había visto bajo la capa del cielo en toda la historia del mundo. 

Sólo para asegurarme. 

Y después de la experiencia, estoy en condiciones de hacer TRES afirmaciones sobre las Oreos, comprobables científicamente con tan sólo repetir mi experimento. 

En primer lugar, que las Oreo no provocan dependencia ninguna, ni nada que se le parezca. 

En segundo, que no sólo no son adictivas, sino que ingeridas en cantidades industriales parecen tener propiedades capilo-incrementales. Lo cual, a qué engañarnos, a mí me viene pero que muy bien.

Y, en tercero...



...que quizás tengamos que revisar el contenido en hormonas...

[Es que la afoto de AnderLuque lo merecía, ¿o no?]

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Humor comiquero sofisticado e inteligente. Hacemos de la elegancia nuestra bandera. No encontrará usted nada mejor a este lado del rio ese de CHOCHOA.