martes, 28 de octubre de 2014

Cachitos de kryptonita y cromo

Éste es un post al que le he dado vueltas durante muuuuucho tiempo, que a punto ha estado de convertirse en serie regular pero que, finalmente, ve la luz como post de los largos, que últimamente no hago demasiados. Considérenlo mi manera de agradecerles su compañía a lo largo de los pasados diez años. 
 
Si uno se lee los tebeos de cierto período de la Silver Age, dará en pensar que con la explosión de Kryptón no se perdió gran cosa. Después de todo, a la explosión sobrevivió Kal-El, por supuesto, pero también su prima, Krypto el Super Perro, toneladas de kryptonita, el Erradicador, los criminales de la zona fantasma, un par de ciudades enteritas, Kandor y Argos... y toda una avalancha de personas, animales y trastos, chismes, chirimbolos y cacharros. He aquí diez supervivientes surtiditos del cataclismo kryptoniano. Empezando, que se note dónde estamos, por...


UN GORILA

Cómo no.

El bueno de Jor-El, antes de arriesgar la vida de su retoño en un cohete experimental, hizo lo que todo buen científico debe hacer: experimentar. Así que lanzó, antes que el cohete experimental que transportaría al pequeño Jor-El, un cohete experimental experimental con lo normal en estos casos, lo que se tiene más a mano: un gorila. Si, es cierto, también hubo un cohete experimental-experimental experimental que llevó a Krypto. El bueno de Jor-El; todo lo que atrapaba -perros, gorilas, canarios flauta, lemures, una boina- lo metia en un cohete y hala, para la Tierra. Que sobra sitio.




EL ÁLBUM DE CORTEJO DE PAPÁ Y MAMÁ -EL

Aquí en la tierra hacemos álbumes de fotos de las bodas. Porque es una ocasión especial, y viene gente, y nos hemos gastado una pasta y qué coño, si sólo me voy a casar una vez (ja!). Pero en Krypton, una civilización mucho más avanzada, hacen álbumes del cortejo. De cuando papá trataba de arrimarle la cebolleta a mamá así como disimulando, vamos. Una cosa super educativa para los niños. Realmente, nos llevaban siglos de ventaja.





(Bola extra: la petición de mano más birriosa EVER!)


"Oh, sólo tengo la mejor intención, 
pero no hago más que meterme en problemas"
"Sí... no tengo tiempo para irte sacando de todos esos problemas, 
así que supongo que simplemente me casaré contigo"
 Calla, calla, Jor-El, que con esa labia 
me estás poniendo palote hasta a mí.


UN GIGANTESCO REPTIL VOLADOR DEVORADOR DE METALES (SNAGRIF)

Mira, si es que papá Jor-El estaba en todas...

 


Curiosidad  antropológica: la milenaria tradición kryptoniana de librarse de los problemas por el expeditivo método de meterlos en un cohete y lanzarlos al espacio todavía no estaba totalmente consolidada en el periodo temporal en el que transcurre el Superman #78. Efectivamente, el hecho de no haber descubierto todavía el vuelo espacial constituye un serio obstáculo para la práctica de esta pintoresca costumbre kryptoniana. Y más cuando el problema parece pesar unas.... ¿mil toneladas?


Pero cuando un kryptoniano se pone, pues se pone.


UN CAVERNÍCOLA

Atentos a la trayectoria vital de este hirsuto kryptoniano: nace, queda congelado durante millones de años -cómete tu escudo, Capi-, su planeta explota, sobrevive a la explosión, a un viaje espacial de décadas, al impacto del meteorito en la Tierra... y se despierta con superpoderes. Un crack. Yo de mayor quiero ser como él.




EL PROFESOR-ROBOT DEL JOVEN JOR-EL

Esta sí que es buena. Imaginate que explota la Tierra y por un azar del destino, sobrevives en otro planeta y por un todavía más enrevesado azar del destino -que está que se sale el jodío-, resulta que de toda la raza humana y mira que somos gente, el único que ha sobrevivido es... Don Vicente, tu Repelente Profesor de Matemáticas del Instituto. ¿Os he algo de que el Destino está On fire? Ah, que sí.



UNA ENTRAÑABLE TRADICIÓN

Tal y como se nos explica en Superman #176, hay un día al año en el que, en recuerdo de Val-Lor, una especie de Espartaco kryptoniano, líder de la revuelta contra los pérfidos Vrangs... todos los kryptonianos no dicen otra cosa que la verdad. 

Por dura que resulte.

"¿Por este pingo le vas a poner la cornamenta a Lucy?"


#Val-lors #Seny

Ja, ja, estaba pensando... ¿os imaginais esa tradición aquí? Ja, ja, las ruedas de prensa de los políticos serían... serían... 

Oh.


EL DESPACHO DE JOR-EL INTACTO (CON PELÍCULAS)

Niños, un aviso importante. Aunque Superman lo haga, y obtenga así un bonito recuerdo de su padre que atesorará por siempre en su memoria, vosotros NO DEBÉIS, repito, NO DEBEIS jamás y bajo ningún concepto mirar las películas que papá guarda en el despacho.




Por lo menos hasta que cumplais los dieciocho.



UN SEÑOR CON UN CUERNO EN LA FRENTE

Lo cierto es que a lo largo de la Silver Age, los supervivientes de Kryptón, incluso dejando aparte los criminales de la Zona Fantasma, podrían haber llenado tranquilamente cualquier estadio de Segunda, digamos, la Romareda. De todos ellos, y como botón de muestra, os traigo a... ¡Nam-Ek! Nam-Ek, majo, el hecho de tener un nombre con reminiscencias boladedraguiananas no te da derecho a jugar con fuerzas que el kryptoniano no está destinado a conocer... no por nada ominoso, sino porque, ¿a quien se le ocurre hacerse un licor de cuerno de rondor? En serio, ¿elixir de cuerno? ¿En serio?

Obsérvese, a la derecha, 
la extraña disposición de los baños kryptonianos: 
el espejo, en el suelo. 
Y no me hagan hablar de la minitaza del water...

Admítelo: este divertido efecto secundario te lo has ganado a pulso. Y ahora estate quieto, que voy a colgar la capa. 




PAPÁ Y MAMÁ -EL EN ANIMACIÓN SUSPENDIDA

No me digais que esta no la sabíais.... ¿de verdad pensabais que Jor-El y Lara murieron en la explosión de Krypton? Por favor... cómo se nota que no os habeis leido -con creciente asombro como he hecho yo- la terrible historia que nos narra Superboy #158, en la que nos enteramos que, a consecuencia de un alambicado y estrambótico devenir de los acontecimientos, papá y mamá El fueron lanzados en un cohete (otrooooo? Sí, oooootro) en animación suspendida, a meros milímetros de la muerte por envenenamiento por kryptonita. Despertarlos sería... matarlos!




De manera que Superboy los devuelve al espacio, donde, que yo sepa, siguen dando vueltas... ¿era o no era deliciosa la Silver Age? ¿Todavía no le veis la gracia? ¿En serio? Pues entonces dejadlo aquí, no sigáis, no os atrevais a enfrentaros al últiomo superviviente de Kryptón, que no es otro que...


UN PEDAZO DE KRYPTONITA CON CONSCIENCIA DE SÍ MISMA

Que no, que no me lo invento. Que hasta tuvo sección (más o menos) regular propia, Tales of the Green Kryptonite, en la serie de Superman. No, "hacer" no hace nada. Es... una piedra. Que piensa. No, no se mueve ni nada, ya he dicho que es una piedra. Que vive, ehhhh... apasionantes, este, aventuras... y... esto...



Buf. Lo dejo. ¡Si es que es demasiado raro hasta para mí!


6 comentarios:

  1. No tengo la menor duda de que, de prolongarse poco más lo de los New52 y tratando de sacar ideas de donde no hay (los cerebros de Geof Johns, Dan Didio y Jim Lee), todos, (TODOS) estos sobrevivientes de Kripton (incluso la piedra pensante) serán regresados al Universo DC (en un número especial de Multiversity de Morrison, como si lo viera).

    ResponderEliminar
  2. Anónimo11:27 a. m.

    "El bueno de Jor-El; todo lo que atrapaba -perros, gorilas, canarios flauta, lemures, una boina- lo metia en un cohete y hala, para la Tierra. Que sobra sitio."
    Me he reido más de lo que debía con esto... Gracias
    Mosky-NiñoListo

    ResponderEliminar
  3. Casi parece que todo el universo fue destruido EXCEPTO Kripton.

    ResponderEliminar
  4. Pues al final resulta que sí, que me llegó al reader. Pero me llegó cuando empezaste a picar el primer borrador. Así, claro, que no lo veía anoche.

    Resumiendo la entrada. Los guionistas de antaño tomaban mejor drogaína que los actuales,.

    ResponderEliminar
  5. ¡Feliz aniversario! Este post es todo un regalo.

    Así que Jor-El fue premiado por inventar los videojuegos. Y la kriptonita (sobre todo la roja) es una p****.

    ResponderEliminar
  6. Ernesto Maldonado Lozada5:38 a. m.

    Yo me acuerdo que hace tiempo encontré en mis primeros viajes por la internet un contador de cuántos kilogramos de Kriptonita habían sido localizados en la tierra. Corría tan rápido que me hizo suponer que era tan abundante que la podías conseguir en la tienda de la esquina.

    ResponderEliminar

Humor comiquero sofisticado e inteligente. Hacemos de la elegancia nuestra bandera. No encontrará usted nada mejor a este lado del rio ese de CHOCHOA.