jueves, 9 de octubre de 2014

Crimen ferpecto

- A lo que parece, y a juzgar por la carátula del CD, la víctima encendió el aparato con la intención de escuchar, veamos... la Sinfonía número 1,  en mi menor,  para orquesta Opus 39...

- Mmmmm, una de las mejores de Sibelius...

- Sí, jefe. Prescinde bastante de los metales, y toda la pieza es de un lirismo que...

- No nos desviemos del tema.

- No, jefe. Pues la víctima, le decía, encendió el aparato, con la intención de deleitarse, y esto es suposición, con el Andante, ma non troppo inicial de la mencionada obra, sin percatarse de que alguien le había dado el cambiazo al CD. Vamos, que la caja no coincidia con el contenido. Aún no nos explicamos cómo no se percató, pero en lugar de Sibelius... bueno...

- ¿En lugar de Sibelius? 

- ...los Gemeliers. 




- Dios santo, menudos hijosde...

- Sí, jefe. 

3 comentarios:

  1. John Space11:24 a. m.

    Tratándose de Hawkeye, yo diría que le hizo escuchar uno de esos grupos que ni el Ruta 66 conoce, pero que recogen la antorcha dejada por Led Zeppelin o Mercury Rev. Y claro, te quedas embobadillo.

    ResponderEliminar
  2. Pobre Mattie... Aunque podría haber sido peor, podría haber escuchado a Ricardo Arjona...

    ResponderEliminar
  3. La culpa es de los fabricantes de CD, que no quiere escribir las carátulas en braille.

    ResponderEliminar

Humor comiquero sofisticado e inteligente. Hacemos de la elegancia nuestra bandera. No encontrará usted nada mejor a este lado del rio ese de CHOCHOA.