lunes, 17 de marzo de 2008

Por no hablar del gasto en desodorantes

Yo lo intento, de verdad que lo intento.

Comprendo que el hecho de tener ocho pares de brazos puede constituír, en algunas situaciones, cierta ventaja. Empuñar ocho armas simultáneamente, por ejemplo. Eso lo entiendo.

No veo tan claro que poseer ocho pares de piernas le permita a uno correr más deprisa... pero en fin, haciendo un pequeño esfuerzo puedo darlo por válido. Pase.

Me cuesta imaginarme cual demonios será el "origen secreto" del Ciempiés Escarlata, ya que nada se nos dice de la fuente de sus poderes... pero oyes, que cosas peores hemos visto. Quizás le mordió un ciempiés radiactivo, yo que sé.

Pero lo que de ningún modo soy capaz de comprender...


...es por qué demonios el Ciempiés Carmesí tiene que usar antifaz.

[Sí, ya se que lo saqué en un Dolmen... pero es el Ciempiés Carmesí, ¡tenía que estar en este blog! Y, en otro orden de cosas, la marcianada se larga de vacaciones... así que os dejo esta semanita libre. Portaos bien y regadme las plantitas, ¿ok?]

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Humor comiquero sofisticado e inteligente. Hacemos de la elegancia nuestra bandera. No encontrará usted nada mejor a este lado del rio ese de CHOCHOA.