miércoles, 7 de mayo de 2008

Forzando el coeficiente de torsión con Ed Benes

Durante décadas, los lectores de comics hemos perseguido un sueño inalcanzable, una quimera, un imposible.

Estoy hablando, por supuesto, de verle a una de esas chanantísimas y estupendas superheroínas el culo y las tetas al mismo tiempo.

El lector atento de este blog recordará, sin duda, la siguiente imagen, que, en su momento, parecía dar respuesta a tan profunda inquietud.

Cómo olvidarla, ¿no?

Sin embargo, si la observamos con verdadera atención, deberemos convenir en que Finch hace algo de trampa. Dejando aparte el evidente error científico de que la pechuga parece ser víctima de la fuerza centrífuga hacia abajo -cuando en realidad, dado que SpiderWoman está cayendo el efecto debería ser el contrario-, lo cierto es que el hito buscado no es conseguido en su totalidad.

Si se fijan bien ustedes, aunque no hay nada que oponer a la innegable presencia del pecho izquierdo en la ilustración, lo cierto es que lo que viene siendo el canalillo es apenas apuntado; y qué decir del pecho derecho, que desaparece casi por completo, oculto tras la poderosa mandíbula de nuestra heroína. No. Lo siento, pero no. No aceptamos esta imagen, no podemos aceptarla como el santo grial comiquero.

Ahora bien, si nos fijamos en un reciente número de la JLA, veremos que ese intrépido artesano llamado Ed benes, ha conseguido llegar donde ningún dibujante llegó antes:


"Search. Sense. Hunt". Es lo que tiene el sábado noche, que se llena de lobas.

Vixen. Sólo el nombre ya es poderosamente evocador, ejem. Véase cómo el hecho de ofrecernos un plano casi cenital de la grupa no es óbice, obstáculo o valladar para mostrarnos también, simultáneamente, ambas aldabas, amén de una generosa porción de canalillo. Grande, Ed. Muy grande. Ed consigue este efecto aplicando un coeficiente de torsión a la cintura de Vixen casi sobrenatural. Niñas, no intentéis hacer esto en casa. Otros ha habido que lo han intentado, con éxito más bien discreto, y a los hechos me remito:

¡Corre, Turok! ¡Llama a la mutua!

Observen a la pobre chica encadenada. Me da que el bueno de Turok, si pretende librarse del monstruo -siempre hay un monstruo-, matar al sacerdote, saquear el tesoro y liberar a la pobre chica encadenada para huir con ella, va a necesitar un traumatólogo pero bueno bueno.

En fin, que loor y gloria a Ed Benes, capaz de mostrarnos simultánemente pechera y pechuga, no una...


"Dolor". No mextraña nada.

...sino dos veces en el mismo número. ¡Qué grande eres, Ed Benes!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Humor comiquero sofisticado e inteligente. Hacemos de la elegancia nuestra bandera. No encontrará usted nada mejor a este lado del rio ese de CHOCHOA.