viernes, 2 de enero de 2009

Año nuevo, vida nueva (o no)

Exterior, noche. Dick Grayson, Nightwing, otea la noche desde la proverbial gárgola.

No... no puedo seguir así. Mi vida es un desastre. Tengo que centrarme. Eso es, centrarme. Olvidar a Batman y todo lo que aprendí de el y... renacer. Eso es. Buscar al verdadero Dick Grayson. Nada de Batman, nada de Robin y, sobre todo, nada de Jimmy Olsen. Una vida tranquila, centrada, eso es lo que necesito. ¿Quien dice que exite la predestinación? Estoy seguro de que, si lo intento con el suficiente empeño, seré capaz de sobreponerme a mi destino y escoger mi propio camino. Mi propio camino. Un camino de virtud y celibato. Ya está, ya lo he dicho. Celibato. Concentrate, Dick. Celibato. Evitar la tentación. Evitar... ups, ahí salen los villanos, vamos allá.


¡Ooooooh, Nightwing! ¿Hola, te acuerdas de mi?

Oh, mierda.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Humor comiquero sofisticado e inteligente. Hacemos de la elegancia nuestra bandera. No encontrará usted nada mejor a este lado del rio ese de CHOCHOA.