miércoles, 14 de enero de 2009

Tampoco hay para tanto

Eeeeeeh... bueno, sí.

He puesto al descubierto tus Planes de Dominación Mundial, echando por tierra años y años de cuidadosa planificación.

He seducido a tu hermosa hija, que ha renegado para siempre de su padre, traicionándote en tu Momento Supremo.

Te he batido claramente en combate personal. Siento lo de la patada en los huevos, por cierto, es que no me dejaste opción.

He destruído tu Máquina del Juicio Final, en una gran explosión que ha destruído tu Base Secreta, tu Ejército Secreto y tu Isla Secreta por añadidura. Casi me da lástima que no hayas podido escapar de ella a tiempo.

Pero, eh, soy el héroe, sólo hago mi trabajo.

Así que ese lenguaje tampoco creo que sea necesario, ¿no te parece?

[Y así, WWFan añadió una muesca más
a la cole de Onomatopeyas de Ayer y Hoy]

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Humor comiquero sofisticado e inteligente. Hacemos de la elegancia nuestra bandera. No encontrará usted nada mejor a este lado del rio ese de CHOCHOA.