martes, 12 de mayo de 2009

Del correo marciano: Carallo 29

Resulta que en Galicia, en plena era de la restauración, el artículo 29 de la ley electoral proclamaba automáticamente vencedor a todo aquél candidato que se presentase solo a unas elecciones de distrito. Los gallegos, como posiblemente sabrás, nunca nos cabreamos porque es algo que requiere demasiado esfuerzo, sino que optamos por aguantar el chaparrón y reírnos del tema, así que se le llamó a esta encantadora ley "o carallo vintenove". ("el carajo veintinueve" para los hispanohablantes).

La expresión caló hondo y hoy forma parte del vocabulario general de todo gallego entre los 9 y los 99 años. Cuando un habitante de Galicia quiere mostrar su incredulidad o suspicacia, no exclama un triste "¡no me lo creo!" o un "¡si, hombre!", no. Exclama iracundo un fuerte "¡o carallo vintenove, Manuel!!". Igualmente, las cosas no están "en el quinto pino", sino que suelen ubicarse "no quinto carallo" o, igualmente, "no carallo vintenove"

"P-pero, ¿a qué viene todo esto?", te preguntarás. Bien.

Callejeando por la ciudad de Santiago de Compostela puedes llegar fácilmente al número 29 de la Rúa Travesa y sacarle una foto como la que te envío a esta magnífica muestra del suntuoso mobiliario urbano de la city. Y quedar fascinado. Y no querer marcharte. Y buscar la cámara oculta por los alrededores. O a Batman.



Ah, y no muy lejos del lugar se encuentra una mejillonería...

¿Que por qué lo digo?

No... por nada...

[Ay carallo, Sputnik]

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Humor comiquero sofisticado e inteligente. Hacemos de la elegancia nuestra bandera. No encontrará usted nada mejor a este lado del rio ese de CHOCHOA.