viernes, 2 de marzo de 2012

Entre anillos anda el juego

Un hecho poco conocido del Universo DC es la extraordinaria querencia que John Stewart, Green Lantern, tiene por el lecho. Que es un dormilón, vamos. ¿Que necesitas un tipo que te guarde las espaldas en un asalto a muerta a una fortaleza alienígena? Ahí está John. ¿Un arquitecto que te diseñe, un poner, una Coast City nueva así en un pispás? Sin problema. Pero, ah, amigo, por la tarde si eso. Porque Stewart es absolutamente incapaz de madrugar para llegar a tiempo a una cita.

Bueno, era incapaz.

Porque, finalmente, las chanzas, mofas y befas de sus compañeros Lantern sobre el particular, acabaron tocándole el orgullo.

Porque, después de todo, un anillo de poder es más versátil que un iPhone. Es casi inteligente.

Y si se le enseña con la suficiente paciencia, incluso puede llegar a disfrutar de su trabajo.

Por poco agradable que éste sea.


Oh, tío, ¿ya?


Y porque no hay obstáculo a lo que la férrea voluntad de un Green Lantern verdaderamente decidido puede lograr, claro.

7 comentarios:

  1. Prime!!!

    Esa mano... ¿piensa despertarle haciendole unas p*j*ll*s o practicandole un tacto rectal? 

    ResponderEliminar
  2. Sería preocupante que la hubiese entrenado para apagar el despertador en su lugar.

    ResponderEliminar
  3. Pues dada la posición de John y la dirección del dedo, yo voy más por la B

    ResponderEliminar
  4. Y desde enetonces John se despierta más temprano, pero llega más tarde... Misterios de la vida.

    ResponderEliminar
  5. ¿Y si lo entrena para que le vista?.

    ResponderEliminar
  6. De no ser porque el dedo esta limpio pareceria que se queja de la retirada....

    ResponderEliminar
  7. John Space9:38 p. m.

    Negrooo, mueve la cinturaaaa...

    ResponderEliminar

Humor comiquero sofisticado e inteligente. Hacemos de la elegancia nuestra bandera. No encontrará usted nada mejor a este lado del rio ese de CHOCHOA.