miércoles, 21 de noviembre de 2012

Hábitos

Te dijiste a tí misma, "esto es temporal".

Y te agarraste a lo único que pudiste encontrar.

Te asiste a la barra.

Te ganaste la vida permitiendo que los hombres admirasen tu bello cuerpo. Moviéndote, cimbreándote ante ellos. Mostrando y ocultando. Jugando el juego.

Pero todo eso quedó atrás.

Porque El te salvó.

Y te convertiste en Su esposa.

Tomaste los hábitos, y dejaste todo aquello atrás, y loenterraste, lo olvidaste para siempre.

 (¿Podrían ser esos los pandilleros...?)

Aunque quedar, siempre queda algo... 


5 comentarios:

  1. pantera8:49 p. m.

    Esta claro que el habito no hace (jajaja) a la monja.

    ResponderEliminar
  2. Er_Bardo_Morgulero9:22 p. m.

    Claramente esos pandilleros no representan ningún peligro para sus votos de celibato y castidad. ¿No veis que están haciendo el trenecito?



    Y de no ser ese el caso, tranquilos porque está Batman. Ahí mismo. En las sombras. Vigilando. Oteando. Acechando.


    Sigilo ninja.

    ResponderEliminar
  3. De algún sitio deberá salir la leche para los gatos, ¿no? Que los pandilleros adolescentes se portan cuando se les sabe pedir las cosas.

    ResponderEliminar
  4. Si es que va provocando, joder.

    ResponderEliminar
  5. John Space1:26 p. m.

    Ah, el cine sueco...

    ResponderEliminar

Humor comiquero sofisticado e inteligente. Hacemos de la elegancia nuestra bandera. No encontrará usted nada mejor a este lado del rio ese de CHOCHOA.