miércoles, 4 de septiembre de 2013

Pa los niiiiiños

Había una vez.... un osito de peluche.

Este osito de peluche tenía todo lo que un osito de peluche podía desear, a saber: alguien que le abrace. El ostito tenía a alguien que le abrazase, pero sin embargo, ¡ay!, el osito de peluche no era feliz.

El osito de peluche no era feliz porque, aunque el no lo sabía, y no podría haber señalado aquello de lo que carecia, su vida no estaba completa. Podía percibir... casi tocar aquello que le completaría...
 

...pero no alcanzaba a determinar qué era aquello que, en sus mismas narices, podría jurarlo, se le evadía. De manera que nuestro osito de peluche no conseguía dejar atras su tristeza.


Hasta que, un buen día, cuando ya la desesperanza hacía mella en su corazón, el milagro se produjo...


...y nuestro osito de peluche alcanzó, por fin, la felicidad.


.....y cuento contado, cuento acabado.

4 comentarios:

  1. pantera9:38 a. m.

    ¿donde se hacen las oposiciones a osito abrazable?

    ResponderEliminar
  2. John Space9:44 a. m.

    Un oso hetero. Ya.

    A menos que ellas sean ellos...

    ResponderEliminar
  3. Stalin Rodríguez11:14 a. m.

    ¿Oso de peluche? ¿Dónde coño ven ustedes un oso de peluche? Pero es que sale Power Girl y la enfocan en senital (como casi siempre)... De verdad ¡hay un oso de peluche ahí?

    ResponderEliminar
  4. Nchts... estoy pasando lista, y nos falta ca_in... cachis...

    ResponderEliminar

Humor comiquero sofisticado e inteligente. Hacemos de la elegancia nuestra bandera. No encontrará usted nada mejor a este lado del rio ese de CHOCHOA.