viernes, 22 de febrero de 2008

Scruich, scruich

Uno de los sonidos más desagradables del mundo es ese que hacen los guantes de goma al colocarse. A mí, al menos, es que pone los pelos de punta. Scruich, Scruich. Brrr. La tiza rayando en la pizarra está bien también (ñuiiiiiiiiic!), pero con los guantes de goma es que no puedo.

No me puedo ni imaginar lo que sentirá un ciego al oír ese sonido, y al mismo tiempo, tener la certeza de que, a su espalda, el que se los está poniendo es... Batman.

"Esto va a ponerse... feo"

Sí, claro, ahora diréis que saco las cosas de contexto, que en realidad la imagen va de otra cosa, que si patatín, que si patatán. Pues, mirad, chicos, yo...



...yo no creo en las coincidencias.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Humor comiquero sofisticado e inteligente. Hacemos de la elegancia nuestra bandera. No encontrará usted nada mejor a este lado del rio ese de CHOCHOA.