viernes, 21 de mayo de 2010

Confíe en mí. Soy profesor.


Con los exámenes finales, en los centros docentes cunde el pánico... el estudiante brillante y entregado, que a lo largo del año lo ha dado todo por la asignatura y ha seguido cuidadosamente el camino señalado por su maestro, se pregunta si podrá arañar alguna décima más que le permita culminar sus estudios con nota. Los más, tratan de sobrevivir trampeando aquí y allí, en la confianza de que un último esfuerzo suplementario les permitirá superar la dura prueba. Pero los más díscolos... los más díscolos, ay, tratan desesperadamente de absorber en cuestión de minutos los conocimientos que a sus profesores les ha costado meses y meses de trabajo preparar, exponer, transmitir.

Todos, en fin, llegan a estas fechas preocupados por la justicia. Los unos, la anhelan; los otros, la exigen; los otros de más allá, sin duda, la temen. Aún diría más: los disipados entre los disipados, aquellos que se han pasado el curso tocándose los h*evos a sí mismos y, sobre todo, tocándoselos a los demás, cesan en sus habituales maneras y se preguntan, inquietos, si su pretérito comportamiento les pasará factura en esta delicada situación que es un examen final.

Por favor.

No os preocupéis por nada.

Tranquilos.

Somos profesionales.


¡Profesor McCoy! ¡Es hora del examen final!

Pero si hasta tenemos un uniforme especial para las correcciones de los exámenes finales...

12 comentarios:

  1. Batiduende8:30 a. m.

    PRIME!

    Acaso el examen final de McCoy es hacerle nudo a las trompas de falopio de Giganta? Porque está vestido como polla.

    ResponderEliminar
  2. Lograi el Luciérnago9:44 a. m.

    ¿Es una p****?

    ResponderEliminar
  3. Necio Hutopo10:37 a. m.

    Pues no sé si sea una p*ll*... Pero si lo es, es una p*ll* sabia, que va con bolsita...

    ResponderEliminar
  4. Alberthor11:13 a. m.

    Pero será solo la puntita ¿verdad? ¿VERDAAAAADDD?

    ResponderEliminar
  5. <span><span>Pero no le viene un poco glande... digoooo grande el traje?
    </span></span>

    ResponderEliminar
  6. JotaceDT1:11 p. m.

    Claro, claro, la puntita nada más... tu sólo relájate...

    ResponderEliminar
  7. maineimhier2:11 p. m.

    Pues yo pensaba que el traje estaba graduado, empezando por la puntita, y que a más profundidad más nota, según la marca que alcanzara.

    Al menos eso explicaría muchas cosas...

    ResponderEliminar
  8. Anonymous3:12 p. m.

    Ayer una cosa pelada azul y hoy una cosa peluda azul. Al menos esta vez, con proteccion :P

    ResponderEliminar
  9. No fastidies que Emma Frost también se pone para corregir exámenes ese uniforme tan escaso de glamour.

    ResponderEliminar
  10. El Samurái Entiende Católico5:33 p. m.

    Se nota que no es profe de un cole de curas. Usar preservativo es pecado y condena al infierno!!!

    A mí me lo explicó el Padre Gutiérrez una de esas veces que me sentaba en sus rodillas.

    ResponderEliminar
  11. <span>Claro que no, ella pone el traje a los alumnos que tiene que corregir
    </span>

    ResponderEliminar
  12. Lograi el Luciérnago8:08 p. m.

    ¿Es una p****?

    ResponderEliminar

Humor comiquero sofisticado e inteligente. Hacemos de la elegancia nuestra bandera. No encontrará usted nada mejor a este lado del rio ese de CHOCHOA.