viernes, 5 de octubre de 2012

La suerte es un concepto relativo

Pues pasa que este señor de aquí, ahí donde lo ven, con su coletita de pijo ácrata, ha conseguido nada más y nada menos que la mano de la princesa Nampi. Los hay con suerte.


"Bueno... dado que parece que Nampi y yo vamos a comprometernos, será mejor que nos conozcamos el uno al otro."


Conozcamos pues a la bella princAHIVALAH*STIA!

"Ven a mi."


JOjojojo, amigo, vaya perla te llevas. Cómo lo vas a pasar en navidades, con tu cuñado Jabba... lo veo, lo veo... pedazo de cromo, oyes... y además es de las fogosas, veo... por faena no te vas a poder quejar, ladrón...

"Ahora, compartamos el beso de bodas"


¡Uyuyuyuy qué rápida la dama! Pues hala, machote, ánimo, que si hay quien pelea a Marujita Díaz o a la Duqueesa de Alba, tú no vas a ser menos! ¡Valor y al t...!




Nchts.

C*brón con suerte...

8 comentarios:

  1. Menuda ansiosa: así, sin preparación, lo va a disfrutar mucho menos.

    ResponderEliminar
  2. John Space11:21 a. m.

    Oh, qué tienno. El cabezo del tipo, digo.

    ResponderEliminar
  3. Pues me da a mi que el tipo le dijo aquello de "cómeme la cabeza, nada más" y ella no entendió bien...

    ResponderEliminar
  4. Sufrió poco, si lo comparamos con morir de viejo a su lado.

    ResponderEliminar
  5. Er_Bardo_Morgulero2:13 p. m.

    ¡Es una fresca! ¡Golfa! ¡Comiendo antes de estar casada, qué vergüenza!

    ResponderEliminar
  6. pantera2:58 p. m.

    Si que es impetuosa si.

    ResponderEliminar
  7. Es para demostrar que no se casa con él por su cerebro.

    ResponderEliminar
  8. ¡Se lo está comiendo!

    ResponderEliminar

Humor comiquero sofisticado e inteligente. Hacemos de la elegancia nuestra bandera. No encontrará usted nada mejor a este lado del rio ese de CHOCHOA.