martes, 2 de octubre de 2012

Management de guerrilla

El tratamiento que se ha dado al personaje de Tony Stark, primero en sus propias películas, y después en Los Vengadores, ha puesto sobre el tapete una inquietante cuestión. ¿Hasta qué punto debe permitirse a un reconocido mujeriego, de vida alegre y disipada, tomar parte en una organización tan delicada, y potencialmente desastrosa, como Los Vengadores? Es una cuestión de difícil respuesta. Pero yo soy del parecer de que, a veces, una vida alegtre y disipada no solamente no te convierte en peor persona, ni siquiera en peor luchador; antes al contrario... 




...las habilidades adquiridas en otros campos de experiencia pueden, si la ocasión lo requiere, ser reconvertidas... 



...y puestas al servicio del equipo, en un alarde sinérgico, proactivo y de liderazgo... capaz de convertir a Stark...



...en algo así como el pegamento... que mantiene... uh, unido al equipo...

6 comentarios:

  1. Si que con estos entrometidos cada vez es más difícil que el sigilo ninja alcance su objetivo.

    ResponderEliminar
  2. Pero... pero... Pero... Qué ha estado viendo el señorito Stark que le ha inspirado tal bukake?... Por la posición de donde viene el globo de texto y el disparo, yo diría que el c*l* del Cap.

    ResponderEliminar
  3. John Space12:06 p. m.

    Así, las comparaciones con Batman cobran mayor sentido.

    ResponderEliminar
  4. pantera2:01 p. m.

    Esta tecnica en los Jovenes Titanes arrasaria.

    ResponderEliminar
  5. Er_Bardo_Morgulero3:54 p. m.

    ¡Eso es un hombre con visión de futuro! ¡Un estratega! ¡Alguien que sabe pensar a largo plazo, a años vistas! Capaz de planificar su propia defunción cerebral y hacerse una copia de seguridad del cerebro por si, no sé, un super-villano llega a ser senador, y luego jefe de S.H.I.E.L.D., e intenta acceder a los datos de los superhéroes que hayan sido registrados en una base de datos super-secreta de la que sólo existe copia en tu propia cabeza...


    ...o de guardar sus eyac*l*c**n*s en su armadura por si un amigo es atacado por un sado-masoquista con lanza.


    ¡Si es que la línea que separa la genialidad de la locura, es muy fina! Y blanco-lechosa. Y pegajosa. Y huele a pescao...

    ResponderEliminar
  6. Er_Bardo_Morgulero3:56 p. m.

    Y parece que no es la primera vez que ocurre, porque la cara del Capi es de aburrimiento supino. O de empanamiento cerebral.

    ResponderEliminar

Humor comiquero sofisticado e inteligente. Hacemos de la elegancia nuestra bandera. No encontrará usted nada mejor a este lado del rio ese de CHOCHOA.