miércoles, 17 de octubre de 2012

Lo de Iron Man ¡es tendencia!

Derribar un dragón no es cosa de broma, amigos. O sea, pensadlo: un dragón. La criatura más fantástica de todas. Toneladas de peso acorazado moviéndoase con elegante gracia... garras que, por cortar, cortan hasta la digestión... aliento flamígero, ideal para caballeros a l'ast... y no cometamos el error de olvidarnos de la cola...




Ups. No, interceptar y derribar a un dragón en pleno vuelo no es algo que esté al alcance de cualquiera. Hay que dominar las siete variantes del combate aéreo, hay que entender de física, hay que tener la experiencia, el valor, la tenacidad... y, además de todo ello...


...hay que haber pasado algún tiempo sin mojar...


5 comentarios:

  1. Uno creería que con el asunto ese de Plaboy Millonario, Tony tenía bastanmte oportunidades de mojar más o menos seguido...


    Anda, de verdad soy PRIME?

    ResponderEliminar
  2. Hipercalorico12:31 p. m.

    Es un Pterodactilo, pero igualmente tiene su mérito.

    ResponderEliminar
  3. John Space4:14 p. m.

    !Fractiooooon!

    ResponderEliminar
  4. Mmpf... ya salió el listo que todo lo sabe...

    ResponderEliminar
  5. Precisamente por ser Tony Stark, le basta con estar una tarde sin para conseguir ese efecto.

    ResponderEliminar

Humor comiquero sofisticado e inteligente. Hacemos de la elegancia nuestra bandera. No encontrará usted nada mejor a este lado del rio ese de CHOCHOA.