martes, 17 de marzo de 2009

Los boches son cobardes y supersticiosos

- Sarge, yo tengo que decirle que esto no es serio...

- Muchacho, aprecio tu comentario, pero recuerda que yo mataba nazis cuando tú todavía estabas en los huev*s de tu padre...

- Sí mi sargento, pero...

- Mira, muchacho... yo he visto cosas en esta guerra que harían vomitar a una cabra... he visto tipos sin brazos ni piernas seguir disparando con los boches encima...

- Uh... sargento, si no tenían brazos ni piernas, ¿con qué diablos...?

- No quieras saberlo, muchacho, no quieras saberlo. Pero confía en mí, que llevo mucha mili. ¿A tí te dan miedo los payasos?

- Bueno, miedo, miedo... mal rollo quizás, pero...

- No, muchacho, no. Mal rollo, no. Los payasos dan miedo. Los payasos acojonan, así de claro. Y, diablos, si a mí -que soy la h*stia de duro- me acojonan los payasos...

¿Cómo están ustedeeeees...?

- ...imagínate a esos malditos boches...

- Vale, pero... ¿me cambia las orejas de conejo estas por los pantalones de lunares?

- Ni de coña, muchacho.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Humor comiquero sofisticado e inteligente. Hacemos de la elegancia nuestra bandera. No encontrará usted nada mejor a este lado del rio ese de CHOCHOA.