viernes, 13 de abril de 2012

La sonrisa de un niño

¡Caramba, Dick! Pero, ¡qué contento estás! ¡Pareces el gato que se comió al ratón!

Ya te digo

¿Y a qué se debe esa enorme, enorme sonrisa?

¡Hoy, yo soy un hombre!

¿Un hombre, dices? Vaya, vaya, Dick, menuda alegría, un hombre ya... parece mentira lo rápido que os hacéis mayores... todavía recuerdo cuando Bruce te sentaba en sus... este... en fin, que me alegro de que por fin haya llegado tu momen... ¿cómo dices? ¿Cómo que todavía no es tu momento? ¿Esperar? ¿Esperar a qué?



Ah, a que acabe Bats primero... bueno, pues enhorabuena en cualquier caso, Dick, majo.

4 comentarios:

  1. Prime!
    Y no es precisaemente la sonrisa de Dick lo que demuestra lo contentísimo que está con la situación...

    ResponderEliminar
  2. Pero, bueno, suponemos que el que tiene abajo y con la baticueva hacia arriba ya pasó por su alegre bastoncito, no?... pero, cklaro, podría no contar porque es un robot.

    ResponderEliminar
  3. Hoy ya es un hombre, justo a tiempo para comenzar un fin de semana de vicio.

    ResponderEliminar
  4. Er_Bardo_Morgulero3:30 a. m.

    ¡Pobriño el vil villano! Que parafraseando a la biblia, en la frente lleva la marca de su crimen... ochenta y ocho lleva ya, ochenta y ocho embites de sigilo ninja... ¡déjenlo respirar, por amor de Diso, que ya sangra y tó!

    ResponderEliminar

Humor comiquero sofisticado e inteligente. Hacemos de la elegancia nuestra bandera. No encontrará usted nada mejor a este lado del rio ese de CHOCHOA.