jueves, 3 de abril de 2008

Gracias, Alfred

Amanece en la Mansión Wayne. Después de una dura noche de patrulla, el cruzado enmascarado se refugia en su hogar... y en los solícitos servicios de su mano derecha.

Me refiero a Alfred. Cochinos.



De repente, la conversación toma un giro insospechado: ¿Bruce Wayne, hablando de.... chicas?



¿Hermosa? ¿Sexy? ¿CAMINAR ENTRE FEROMONAS??? Uyuyuy... menos mal que siempre podemos contar con el buen Alfred, que si no...



¿...de qué íbamos a hablar en este blog?

[Sinkim, apúntate un positivo. O dos]

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Humor comiquero sofisticado e inteligente. Hacemos de la elegancia nuestra bandera. No encontrará usted nada mejor a este lado del rio ese de CHOCHOA.