martes, 15 de enero de 2013

Mi vida

Yo es que voy al Mercado de San Antonio, un popular mercadillo de libros que se celebra los domingos, y me pasa esto. Y así todo el rato. 




Una maldición, amigos. Una maldición.

8 comentarios:

  1. Lo importante: ¿viene con ilustraciones?

    ResponderEliminar
  2. J Salazar8:51 a. m.

    El libro de Séneca debiera haber estado al lado izquierdo del de Tácito. Y con el de historias a la izquierda.

    ResponderEliminar
  3. John Space10:40 a. m.

    Tácito, -ta adj. : Que no se expresa o no se dice, pero se supone o se sobreentiende.

    ResponderEliminar
  4. E. Martín11:15 a. m.

    Cinco minutos antes se había vendido el ejemplar de "Nada" que iba ahí en medio.

    ResponderEliminar
  5. Pero... pero... Eso ha tenido que ser a propósito, no?

    ResponderEliminar
  6. Er_Bardo_Morgulero1:44 p. m.

    Sí, sí... mucho Tácito, mucho Polibio, pero ninguno se ha fijado en que debajo de esas Historias y Anales, vienen las Consolaciones de Séneca... Historias, Anales, Consolaciones. ¡El paquete completo, oigan, que me lo quitan de las manos, me lo quitan de las manos!

    ResponderEliminar
  7. ¡Oh! Seguro que es de este domingo pasado estando yo contigo y ni me apercibí. ¡aichs!

    ResponderEliminar
  8. sauronbloom3:59 p. m.

    Consolaciones anales habria sido aun peor...

    ResponderEliminar

Comenta... o MUERE!

Bueno, espera, quizás eso sea muy radical, ¿no? Entras en un blog, no comentas y ZAS!, la muerte. Uf. Además, pareces buena gente, tienes buen gusto con los blogs... va, venga, ni pa tí ni pa mí, a ver qué tal esto. Ejem, ejem. Allá voy:

¡Comenta o sufre un ligero remordimiento durante un brevísimo espacio de tiempo!

Mejor.