martes, 2 de diciembre de 2008

El misterio de los armarios empotrados

Permítanme que les cuente una historia real.

Hace muchos, muchos años, en una galaxia... perdón, hace muchos años, digo, este marciano trabajaba infiltrado de riguroso incógnito en pos de la Dominación Mundial en una pequeña inmobiliaria del centro de la ciudad. Un día recibió una llamada de un humano en busca de su piso ideal. El humano del otro lado del aparato desgranaba los detalles de lo que para el supongo era su hábitat ideal. Tantas habitaciones, si puede ser con armarios empotrados. Un comedor de tantos metros, supongo que será imposible que lleve armarios empotrados. Y así sucesivamente, con especial énfasis en el tema de los armarios empotrados. Tanto, que ya me tenía medio mosca con los antedichos armarios empotrados.

Hacia el final de la conversación, el humano al otro lado del hilo comunicó su nombre y dirección. Ese humano era Cels Pinyol, e inmediatamente reparé en la solución del misterio de los armarios empotrados: eran para guardar tebeos.

Al identificarme como friki al corriente de pago de sus cuotas mediante el correspondiente saludo secreto, mostró su alegría para con tal hecho y prometió, en caso de darse un encuentro en el transcurso de una entrevista profesional, facilitarme unos cuantos Fanhunters de los que por aquel entonces comercializaba con el éxito por todos conocido.

Aquella entrevista jamás se produjo, puesto que poco tardé en descubrir que aquello de vender pisos no tenía futuro y que un porvenir mucho más lucrativo e influyente me esperaba en el mundo de la educación.

Ahora que lo pienso, qué poco os conocía entonces, débiles humanos.

En cualquier caso, unos días antes del cuarto aniversario de este blog, le descubrí en el feisbuc, le expliqué la historia y le comminé a que hiciese un dibujito alusivo al cuarto aniversario del Blog. Fecha de entrega, "para dentro de tres días máximo". Sólo dijo: ¿lo quieres en digital o en papel?

El viernes, llegó a casa un sobre. Contenía el prometido dibujito:


Y, por el mismo precio, el absoluto detallazo de incluir en el envío un original de una página de Plan BB, el correspondiente a esta página:

Gracias mil, Cels. Considérate liberado de la promesa aquella de los fanhunters...


2 comentarios:

  1. que la pichurrina te acompañe! :D

    ResponderEliminar
  2. que la pichurrina te acompañe! :D

    ResponderEliminar

Humor comiquero sofisticado e inteligente. Hacemos de la elegancia nuestra bandera. No encontrará usted nada mejor a este lado del rio ese de CHOCHOA.