viernes, 5 de diciembre de 2008

Superman, el eterno adolescente

Uno de los factores que contribuyeron al grandioso éxito de Superman es el hecho de que estamos hablando de la fantasía de poder definitiva.

¿Qué niño no ha fantaseado con la idea de volar para huir de la rutina de la escuela? ¿Qué niño no ha soñado con aplicarle la super fuerza al matón que le roba su almuerzo? Ninguno, creo yo.

Pero Superman no es sólo para niños. El adolescente promedio, lo sepa o no, también juguetea con ese tipo de fantasías. La visión de rayos X, por ejemplo, le permitiría acceder a ese mítico santuario que representan los vestuarios femeninos.

Por supuesto, con la madurez y el acceso completo a la vida adulta, el objeto de estas fantasías de poder desaparece.


Sí, er... mejor que deje de mirar... lo haré... ahora mismo, si...

Casi siempre, esto es.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Humor comiquero sofisticado e inteligente. Hacemos de la elegancia nuestra bandera. No encontrará usted nada mejor a este lado del rio ese de CHOCHOA.